Propiedades y beneficios del retinol

Conocido como retinol, este ingrediente de tantos productos de cosmética es una de las formas que adopta la vitamina A. Se lo utiliza en el tratamiento de arrugas, manchas de la edad, acné y otros problemas de la piel. ¿Cuáles son sus principales propiedades y beneficios?

El retinol aplicado en productos de cosmética ayuda a mantener la hidratación y la elasticidad natural de la piel. Por eso, previene la aparición de arrugas y líneas de expresión.

  • Previene la aparición de radicales libres, responsables del envejecimiento de la piel.

  • Tiene propiedades antioxidantes que ayudan a mantener la belleza y la lozanía de la piel.

  • Exfolia las capas superiores de la piel, eliminando las células cutáneas muertas y ejerciendo, de esta forma, un peeling.

  • Favorece la producción natural de colágeno.

  • Sirve como regenerador de la piel, y por eso se lo utiliza para mejorar la apariencia de las arrugas y las marcas preexistentes (además de para prevenir la aparición de nuevas líneas de expresión).

  • Es una variedad de la vitamina A que no resulta tan agresiva como el ácido retinoico, si bien los efectos no son tan inmediatos como con el mismo.

  • El retinol permite los tratamientos más prolongados y presenta pocos efectos secundarios y contraindicaciones.

  • Como nutriente, la vitamina A es soluble en grasas y aceites y, además de mejorar el aspecto de la piel, contribuye en la formación y el mantenimiento de los tejidos del cuerpo (huesos, músculos, dientes).

  • Posibilita una mejor visión (el nombre retinol se debe a que compone las retinas).

  • Presente en alimentos de origen vegetal como espinacas, acelga, melocotones, albaricoques, etc. y otros de origen animal como el hígado, la vitamina A o retinol es esencial para un crecimiento saludable del cuerpo: aumenta la inmunidad, previene diversos tipos de enfermedades e infecciones e incluso es un reconocido anticancerígeno.

  • Hace varias décadas ya que los dermatólogos aconsejan tratamientos de retinol para tratar el acné, ya que este componente no solo ayuda a secar los granos existentes, sino que previene la aparición de nuevos granos.

Precauciones

Más allá de los muchos beneficios del retinol, es necesario tomar ciertas precauciones. En efecto, no se debe comenzar un tratamiento de altas dosis de este producto sin antes consultar con un dermatólogo y tener en cuenta los posibles efectos secundarios del mismo (hipersensibilidad de la piel al sol, principalmente). Los productos cosméticos que contienen concentraciones elevadas de retinol, por este motivo, suelen venderse bajo receta médica. Conviene recordar que su aplicación debe hacerse por la noche, para evitar las manchas producto de la exposición solar.